DeepMind trabaja en IA que se dedica a detectar enfermedades oculares.

0
516

Desde que el concepto de Inteligencia Artificial llegó -de manera real- a este mundo, su avance ha sido significativo, y esto no solo habla de tecnología a gran escala para cosas sumamente complejas, hemos visto proyectos de inteligencia artificial de van desde la posibilidad de identificar escenas de una fotografía, videojuegos, aislar instrumentos dentro de un tema musical y en avances relacionados con la salud, como el caso que vamos presentarles ahora.

Si yo les digo “DeepMind” quizá la mayoría no tenga idea de que se trata, pero es una empresa dedicada al trabajo con Inteligencia artificial que en su momento llegó a formar parte de Google, y que ahora ya lejos de la gran G trabaja en una nueva forma de detectar enfermedades de los ojos.

Los avances de DeepMind con esta IA son bastante interesantes, ya logran identificar más de 50 patologías oculares de manera certera, tanto como lo podría hacer cualquier profesional médico con experiencia de años en esta especialidad.

El detalle de su investigación lo pueden leer a continuación en el documento que ellos entregaron, donde básicamente ellos explican que los avances logrados con esta IA se deben a una combinación de dos redes neuronales para analizar escaneos de tomografía de coherencia óptica (OCT), imágenes tridimensionales del ojo que los médicos suelen observar para detectar signos de enfermedad, así como sangrado, depósitos de líquidos y demás.


En cuanto a su funcionamiento, la IA primero mapea los diferentes tipos de tejido ocular, junto con cualquier síntoma de enfermedad ocular que se presente. Luego, la red de clasificación mira este mapa para diagnosticar la condición del paciente y recomendar el tratamiento.

El objetivo principal en este momento por parte de DeepMind es que los profesionales de la salud que se dedican a esta área, logran entender como funcionan las redes neuronales de esta IA, para que tengan una idea acabada de la fiabilidad del sistema, para que una vez comprendido pueda ser utilizado a diario como una segunda alternativa de diagnóstico, o una “segunda opinión profesional” para tomar decisiones de manera mas segura y en el momento, lo que iría en directo beneficio del paciente.

Desde DeeMind indican que su tecnología es compatible con otros escáneres oculares, por lo que su ayuda podría llegar en el mediano y largo plazo a muchos mas personas con enfermedades oculares más complejas, toda vez que esta IA irá poco a poco analizando y reconociendo nuevas patologías y así transformándose en un sistema mucho más completo.

Por ahora esta IA se encuentra en etapa de ensayos clínicos, que de ser superados hará que esta tecnología llegue a los 30 hospitales con sede en el Reino Unido de la organización vinculada al NHS, quienes atienden a unos 300.000 pacientes cada año.

Fuente: DeepMind.
Autor: Elias Villagrán Donaire.