Ya no puedes instalar Google Chrome desde la Microsoft Store.

0
1122

Si ayer se celebraba que el navegador Google Chrome llegaba a la Microsoft Store, pues hoy el panorama es bastante distinto ya que al parecer Google intentaba llevar su navegador hasta la tienda de aplicaciones de Microsoft de una forma que no fue la apropiada bajo los requerimientos de Microsoft.

¿Cual fue el problema de Chrome en la Microsoft Store?, serían dos los problemas, el primero es que al momento de querer utilizar el instalador este si o si llevaba al usuario a un enlace de descarga que se abría en el navegador web que estuviera configurado por defecto en el ordenador, algo que finalmente no es muy bien visto por la tienda de aplicaciones de Microsoft porque indirectamente fuerza al usuario a llegar hasta la web de Google para finalmente hacer la descarga y no que esto se haga en la tienda de aplicaciones.

Lo segundo tiene que ver con que Google Chrome no cumple con los requisitos de Windows, ya que no usa los motores HTML y JavaScrip que requiere Microsoft de las apps que quieren formar parte de la Tienda de Windows.

Claramente a Microsoft no le gusto la estrategia que utilizó Google para llevar a Chrome a su Tienda, por lo que ha eliminado el instalador del navegador web, alegando:

“Hemos eliminado la aplicación Google Chrome Installer de Microsoft Store, ya que infringe nuestras políticas de Microsoft Store.”

Esta fue la respuesta que dio el portavoz de Microsoft, argumentando que la propuesta de Google no ofrece valor único y distintivo. Por lo que no pueden permitir que siga en Microsoft Store, pero invitan a Google a crear una app de Google Chrome que cumpla con las políticas de la Tienda.

¿Como se soluciona el problema?, simple, Google tendrá que crear una versión del instalador de Chrome para alojarlo en la tienda de Microsoft, algo que se ve bastante difícil, básicamente porque si esto no presentara un problema para la gran G, habrían hecho esto desde un comienzo y se ahorraban el mal rato de un día estar en la tienda y al otro ya no estar.

Fuente: The Verge.
Autor: Elias Villagrán Donaire (Twitter).