WannaCry no ha muerto para los que se niegan a actualizar sus computadoras.

0
685

Posiblemente recuerdan con claridad la llegada del ransomware WannaCry en el 2017, y como no hacerlo si en poco tiempo fue capaz de poner en jaque a compañías completas abusando de unas cuantas vulnerabilidades que Microsoft tenía en su sistema operativo Windows.

Si no recuerdas bien los alcances de WannaCry, te cuento que por esos días fueron más de 230 mil dispositivos los que fueron “secruestrados” a la espera de un pago por su liberación -de la información- y todo esto en unos 150 países. Como pueden ver fue un ataque a gran escala que muchos no vieron siquiera venir, y sin importar lo grande de la compañía fueron cayendo víctima tras víctima hasta que salió el parche que solucionaba el problema, pero para cuando eso sucedió ya habían caído compañías como Telefónica España, FedEx, aerolineas como LATAM, e incluso servicios públicos, solo por mencionar a algunos de los que fueron víctimas y que asumieron que fueron atacados.

Microsoft liberó el parche que tapaba las vulnerabilidades que usaba WannaCry para secuestrar tu información, pero siempre existen compañías que no aprenden hasta que las cosas les pasan a ellos, como al parecer es el caso de la empresa multinacional estadounidense Boeing, si, los mismos que se dedican al rubro de la fabricación de aviones y que fueron atacados por WannaCry.

El malware funciona de forma similar al que conocimos durante el 2017. Básicamente, se aprovecha de alguna vulnerabilidad en Windows para tomar el control de ordenador y encriptar los datos de la víctima. Para poder recuperarlos es necesario pagar una cifra de dinero.

Las alarmas se encendieron ayer Miércoles por la noche, tanto para la compañía como para los pasajeros, y no era para menos, los equipos de un fabricante de aeronaves estaban siendo atacados por un ransomware, si eso había pasado no se podía descartar que las computadoras encargadas de la producción de sus aeronaves no tuvieran el mismo problema y con eso pudieran ocasionar un desastre con dimensiones desconocidas a futuro.

Consientes del problema, desde Boeing reaccionaron rápido al problema llamando a la calma, mientras Linda Mills, directora de comunicaciones de Boeing Commercial Airplanes se encargaba de dar una versión oficial de los hechos:

“Hicimos una evaluación final y la vulnerabilidad se limitaba a unas pocas máquinas. Implementamos los parches correspondientes y no hubo interrupción en el programa 777 jet ni en ningún otro.”

Ahora que la compañía aclara el asunto se da un poco de tranquilidad, pero queda una duda importante en el aire, que si, sabemos que existen los parches que solucionan las vulnerabilidades que permitían a WannaCry hacer de las suyas, en este caso de aplicaron y todo debería estar sin problemas (entendiendo que por algún motivo habían olvidado aplicar los parches luego de la ola de infecciones que hubo el año pasado), pero también existe la posibilidad de que esta sea una nueva versión de WannaCry y que utilice otras vulnerabilidades del software de Microsoft para entrar en los equipos y apoderarse de los archivos, y así si que estaríamos en serios problemas, por lo que estaremos atentos a lo que Boeing pueda decir, porque los parches ya se aplicaron y esto debería parar, pero si no se detiene esto puede transformarse en un nuevo dolor de cabeza para muchos.

Fuente: Seattle Times.
Autor: Elias Villagrán Donaire (Twitter).