Uber tiene duro tropiezo al perder licencia para operar en uno de sus principales mercados.

0
479

Cuando apareció Uber en el mundo se transformó al poco tiempo en el servicio más utilizado para transporte de pasajeros en el mundo, básicamente porque entregaba todo lo que un taxi tradicional no entregaba, con un formato bastante más moderno y que permitía formas de pago distintas al efectivo.

Su llegada a los principales mercados fue rápida, pero no paso mucho tiempo para que comenzaran a llegar los problemas, sobre todos los que tenían que ver con la legalidad en que este servicio operaba, teniendo a los taxistas del mundo como principales enemigos y las leyes de transporte de pasajeros como su argumento más fuerte al momento de atacar.

Con mayor o menor problema Uber se las ha arreglado para seguir operando en los distintos países, en algunos casos -como en Chile- donde incluso están dispuestos a pagar las multas que puedan ocasionar a los conductores el ser descubiertos prestando servicios por medio de la aplicación, pero ahora una resolución entregada por la Transport for London, también conocida como TFL de manera simple dejó sin licencia para que Uber operara en Londres, así de simple. Según la entidad encontraron una serie de errores, “un patrón de fallas” que les quita por ahora la posibilidad de seguir funcionando de manera legal en ese territorio.

Los problemas tienen que ver con seguridad y los pasajeros y otros varios, y si bien Uber se ha hecho cargo de cada punto negativo que se ha expuesto, el TFL quiere garantías para que este y otros problemas del mismo tipo se repitan en el futuro.

Uno de los puntos negativos que le TFL encontró en Uber fue algo que ya se volvió anormal en la mayoría de países donde funciona el servicio, las fotografías de conductor repetidas entre varios perfiles o las que no pertenecen finalmente a quien figura como asociado como chofer del servicio, ¿a quien no le ha pasado que en Uber te dice que llegará Francisca, des la foto de ella y resulta que llega a buscarte un hombre?, pues ese tipo de cosas no le parecen para nada buenas al ente regulador de Londres, algo que podría ser argumento para Uber tome medidas sin necesidad de que un organismo regulador les pusiera presión, pero que no resuelven, por lo visto no les interesa ser muy preocupados con ese tema.

La TFL es clara en decir que su ciudad está abierta al funcionamiento de este tipo de compañías innovadoras, pero dejan en claro que estas deben apegarse a las reglas para mantener a salvo a sus clientes, lo que que suena totalmente lógico por parte de quienes regulan el transporte en dicha ciudad.

Desde Uber son enfáticos en decir que su servicio ha mejorado mucho en los últimos años y que lo seguirán haciendo, bueno, eso y que apelaran a la resolución, obviamente luego de subsanar los problemas que los tienen en este problema, porque de no hacerlo recibirán nuevamente una negativa y quizá hasta medidas más ejemplificadoras contra la plataforma de transporte.

Autor: Elias Villagrán Donaire.