Todo mal con el Note 7, los nuevos equipos entregados siguen presentando problemas.

0
624

galaxy_note7_verizon_2

Samsung está lejos de terminar con los problemas que trajo el Galaxy Note 7, y es que a pesar de su rápida y oportuna reacción ante los equipos que se incendiaban por problemas en su baterías, hoy nuevamente salta a las portadas por nuevos reportes de problemas, ustedes me preguntarán si son los primeros equipos en ser vendidos?, la respuesta es no, los problemas vienen en los equipos que Samsung está entregando a cambio de esos equipos defectuosos de la primera partida de venta.

Los nuevos reportes de problemas vienen esta vez desde Corea del Sur, y aunque ya no estamos frente a dispositivos que explotan por si solos mientras se cargan, si es un problema delicado para un dispositivo que estaba orientado a romper el mercado y competir con el iPhone 7, y que al contrario, no para de traer problemas para Samsung. El problema detectado en los nuevos dispositivos tiene que ver con el momento de cargar, algo que al parecer simplemente no realiza.

Los casos van desde que dejen el teléfono cargando toda la noche, para llenar la batería al 10% de su capacidad, o que luego de 40 minutos de uso la energía del terminal se drené a casi la mitad. La gestión de poder en los nuevos Galaxy Note 7 resulta muy insatisfactoria para los afectados. Ahora no explotan, pero no por eso el problema no es de cuidado.

Desde Samsung nuevamente se pronunciaron rápidamente sobre estos problemas y son enfáticos en puntualizar la incidencia: El problema esta vez no tiene que ver con la batería, otros componentes del hardware estarían fallando, algo que no se si es tan tranquilizador como Samsung nos quiere hacer ver, porque ahora podríamos decir que no solo existe un problema con el Note 7, van dos, y nadie descarta que esto sume y siga.

Así como van las cosas con Samsung difícilmente el Galaxy Note 7 podrá ser vendido como esperaban en la compañía, los problemas suman y siguen, lo que no hace tan poco viable esas especulaciones que hace un par de semanas les mostrábamos de los analistas, esos que decían que posiblemente todo este drama del Note 7 no haga mas que forzar el lanzamiento del Galaxy S8 con la intensión de que este venga a equilibrar en algo la balanza, porque de seguro Samsung ya esperaba tener varios millones de dólares en el bolsillo como ganancias de la venta del Note 7, millones que difícilmente volverán luego del miedo que tiene la gente al querer comprar un dispositivo que no solo puede explotar, sino ademas tener problemas de autonomía importantes.

Solo nos queda esperar a ver como procede Samsung, la cosa se ve complicada y posiblemente tengamos novedades en los próximos dos meses respecto a su próximo gama alta, es eso, o Samsung tendrá que resignarse a dar un paso al costado por lo que queda del 2016 y ver como simple espectador como Apple vende y vende iPhone 7.

Fuente: 9to5google.
Autor: Elias Villagrán Donaire (Twitter).