Tim Cook aprovecha un discurso en la Universidad de Stanford para demostrar su descontento con Silicon Valley.

0
356

El sueño de toda compañía (por lo menos por este lado del mundo) es llegar un día a Silicon Valley lugar donde se reúnen las mayores empresas de tecnología a nivel mundial, cuna de grandes compañías y cementerio de muchas otras que vieron como jugar en las grandes ligas no era tan simple como lo pensaron en un comienzo, porque una cosa es llegar hasta allá, pero otra muy distintas es permanecer y crecer en el éxito.

La mayoría de las veces, cuando se habla de ese lugar ubicado en San Francisco en California, Estados Unidos, todo se torna en elogios, y no solo para quienes pertenecen ahí, sino que también para quienes aspiran a llegar a pertenecer un día a ese grupo selecto de innovadores, por eso extraña que uno de los que visitó esas tierras, Tim Cook, no se encuentre muy conforme con las cosas que están surgiendo de Silicon Valley, criticando públicamente a lo que un día fue su hogar.

La crítica surgió en pleno discurso a los graduados de la Universidad de Stanford, su “alma mater”, momento en donde recalcó que en el ultimo tiempo muchos productos nacidos allá en Silicon Valley gozan de pésima reputación en lo que respecta a temas de seguridad, productos que “no han sido nobles”. No dió nombres, pero la mirada iba dirigida directamente a las oficinas de Google y Facebook, dos ejemplos de compañías que han dado varios ejemplos de lo que NO se debe hacer con la privacidad de los usuarios de sus servicios.

Parte del discurso de Tim Cook dice:

“Si construyes una fábrica de caos, no puedes evadir la responsabilidad por ello. Ser responsable significa tener el coraje de pensar las cosas más allá.

Si aceptamos como normal e inevitable en nuestras vidas que todo puede ser vendido o filtrado en el evento de un hackeo, por ejemplo, perdemos mucho más que datos, perdemos la libertad de ser humanos.”

Tim Cook también dejo un espacio para destacar lo bueno de Silicon Valley, donde obviamente habló del iPhone, las historias de Snapchat y algunos otros productos que surgieron de ese lugar y que no pertenecían precisamente a la gran G y a la red social de Mark Zuckerberg, claramente como una muestra de que no comparte la forma en que están haciendo las cosas en 2 de las compañías más grandes de Silicon Valley.

Fuente: Stanford (Youtube).
Autor: Elias Villagrán Donaire.