¿Tienes un Redmi Note 8 en tu poder?, esta información te puede interesar.

0
361

Xiaomi es una compañía que en el ultimo par de años ha sacado provecho a cada oportunidad para situarse en lo alto de la industria de tecnología móvil, lo hicieron bien y sus productos se comercializan por todo el mundo con un éxito que muchos otros grandes desearían haber tenido cuando recién comenzaron, pero con todo lo bien que le ha ido a la marca China, cada cierto tiempo sale una que otra noticia que hace dudar sobre como hacen las cosas.

Resulta que ahora apareció una filtración de datos de usuarios del popular Redmi Note 8, nada anormal en un mundo donde los ciber delincuentes cada cierto tiempo hacen de las suyas, pero resulta que la filtración ahora no tiene que ver con Xiaomi siendo atacado por un grupo de hackers, sino de la misma Xiaomi fue la responsable de la filtración.

La noticia surgió de las firmas de seguridad Cirlig y Tierney, quienes se toparon con la filtración de datos de usuarios de dispositivos Redmi Note 8, y no importa lo que puedas hacer en tu teléfono, Xiaomi recopila toda la información y los envía a servidores en China que son propiedad de Alibaba, obviamente “contratados” por Xiaomi para dicha función. El tema de envío de información no se realiza solo a China, también hay envíos de datos a Singapore y Rusia, algo que obviamente no parece nada normal, porque aunque a muchas compañías insistan en desmerecer el valor de la privacidad de los usuarias, la verdad es que todavía sigue importando mantenerla intacta, básicamente porque quienes viven fuera de China tiene la libertad de no ver como revisan a posterior toda su información, a los chinos controlen todo lo que quieran, pero en el resto de países existen leyes que prohiben este tipo de actitudes por parte de los fabricantes.

Acá es cuando muchos posiblemente digan: “Pero Elias, los fabricantes siempre van guardando algunos datos del equipo y su funcionamiento e ir mejorando en funcionamiento de su software”, pero la verdad es que el tipo de información que estaban recuperando de este modelo de equipos es largo y con datos que de verdad no deberían ser de interés del fabricante. Solo para que tengan una idea, este tipo de información era la que se guardaba en los servidores de Alibaba:

– La música que escuchas
– Las aplicaciones que usas
– Aplicaciones que instalas y desinstalas
– Los archivos que abres y los que borras
– Cuáles notificaciones decides borrar y cuales decides ver
– Número de serie y de identificación del teléfono
– Búsquedas de información
– Búsquedas de información en modo incógnito
– Páginas web visitadas
– Mensajes enviados y recibidos

Pue bien, obviamente se le preguntaría a Xiaomi sobre el porque guardaban esta información, y la verdad es que la respuesta fue entre esperada y sorpresiva a la vez, lo primero porque aseguraron que toda esta información era confidencial y que no era utilizada de mala manera, pero por otra parte aseguran que la recolección de datos fue aceptada por los usuarios, y es acá donde urge que pronto exista una regulación que obligue a las compañías a explicar de manera simple y clara lo que hoy se hace en largos contratos de servicios que casi como tradición todos aceptamos sin leer, que si, que las condiciones están explicadas ahí, pero las dejan expuestas de tal forma en que todo lo “turbio” que pueda integrarse ahí pase desapercibido cubierto con mucho tecnicismo.

El tema es el siguiente, muy confidencial es la información que Xiaomi respalda, pero la verdad es que basta con tener el número de serie y ID de cada equipo para que la confidencialidad desaparezca, y desde el lado de un cliente de Xiaomi, creanme que no me gusta saber lo frágil que puede llegar a ser la seguridad que nos ofrecen como marca.

Fuente: Forbes.