Reino Unido teme un ataque hacker de Rusia, y el primer erradicado del gobierno es el Apple Watch.

0
590

108727545_apple-watch-news-large_trans3xmyf3yil3k1caqxzszv2ssm-uov8_q90i8_c5af0yy

Por lo general cuando un país toma medidas contra un dispositivo, estas llegan a causa de algún problema legal del fabricante con dicho país o algún problema de seguridad importante que pueda poner en jaque a una organización o país. Del segundo ejemplo es que vamos a hablar ahora, esto ya que el smartwatch de Apple fue prohibido por completo en el parlamento de Reino Unido, todo por miedo a ser espiados por una nación “enemiga”.

La cosa va así, si bien bajo la administración anterior de David Cameron la utilización de smartphones y smartwatches no presentaba mayor problema, en la actual administración de Theresa May los temas de seguridad de la información pasaron a tener una importancia mayor, mucho más si vemos los los últimos casos de robos de información a políticos y entidades deportivas de Estados Unidos.

Por el momento la medida es clara, los relojes inteligentes de Apple no pueden ser utilizados por los honorables ante la posibilidad de que estos sean utilizados para espiar conversaciones, indicando a los rusos como una posible amenaza. La medida solo hace alusión al dispositivo de Apple, aunque se espera que otros dispositivos de similares características puedan ser “castigados” con dicha medida.

Entre las principales motivaciones para la medida están las preocupaciones debido a los recientes ataques que robaron correos privados del Congreso estadounidense en época de elecciones y las filtraciones de documentos privados de atletas durante las olimpiadas pasadas en Río de Janeiro. El Apple Watch se suma así a los smartphones, los cuales tampoco pueden ser utilizados en el Gabinete por razones similares.

Fuente: Telegraph.
Vía: Wayerless.

Autor: Elias Villagrán Donaire (Twitter).