La violencia extrema de Mortal Kombat 11 habría pasado la cuenta a uno de sus desarrolladores.

0
204

Tengo 33 años y al hablar de videojuegos de infancia no dudo ni un segundo en nombrar a Mortal Kombat como uno de los títulos que se llevó varios años de mi niñez en las maquinas que habían cerca de la casa de mis padres, este videojuego que era capaz de hacer desaparecer todo el cambio que te quedaba cuando ibas a comprar el pan.

Si Mortal Kombat fue impactante en sus inicios con animaciones fuera de lo común y más apegadas al “realismo”, la evolución del videojuego ha sido impresionante, llegando a un realismo sangriento y detallado que eriza la piel, lo que de seguro que en una jornada de juego con amigos será una exclamación tras otra cada vez que se realice un “Fatality”.

Lo que hoy nosotros atribuimos a la evolución de los motores gráficos y el talento de los desarrolladores va mucho más allá de lo que nosotros pensamos, porque esto de diseñar personajes ficticios que realizan movimientos violentos y sanguinarios no surge precisamente de la imaginación de los desarrolladores, ahora el realismo es lo que prima en un videojuego, por lo que la imaginación no basta para armar un personaje, se necesita realidad pura, realidad que a uno de los desarrolladores de Mortal Kombat 11 terminó por pasar la cuenta y de una forma preocupante y que puede durar para toda su vida.

La preparación e Mortal Kombat 11 fue tremenda y cada vez que veíamos un adelanto de personajes o de movimientos podíamos disfrutar de un detalle impresionante en la ejecución de las habilidades especiales, pero resulta que quienes llevan al videojuego estos movimientos especiales deben pasar por un proceso de investigación que los lleva a ver mutilaciones reales, escenas sangrientas reales, algo que si lo repetimos a diario por toda una jornada de trabajo y por muchos meses terminará dejando secuelas negativas.

Esta historia es real y pertenece a uno de los desarrolladores de NetherRealm, los realizadores de Mortal Kombat 11, trabajaba para el área de cinemáticas y su misión era llevar realismo a cada secuencia de las habilidades mas sangrientas del videojuego, lo que lo llevó a una investigación que incluía imágenes de mutilaciones reales, de ejecuciones, personas muertas, accidentes fatales y demás cosas de temática similar que le permitieran llevar el realismo más puro a cada cinemáticas que hacía para MK11.

Muy posiblemente el ver imágenes sangrientas de mutilaciones reales y cuerpos sangrientos pueda ser chocante, pero a corto tiempo no hay mayor problema que una noche con pesadillas de lo que viste el día anterior, pero en el caso de este trabajador (que decidió mantenerse bajo anonimato), tuvo que afrontar durante todo el proceso de creación de MK11 largas horas de este tipo de imágenes fuertes, lo que lo llevó a afectar su mente a niveles preocupantes luego de haber terminado su misión en el videojuego.

¿Que tan mal te puede dejar el trabajar con imágenes violentas por largas horas de trabajo?, pues en este caso todo desembocó en un Desorden de Estrés Post Traumático, condición que desarrollan los sobrevivientes de guerra o de conflictos armados, algo que muy posiblemente, en mayor o menor medida, tendrá que aprender a llevar por el resto de su vida.

Fuente: Kotaku.
Autor: Elias Villagrán Donaire.