La UE insiste con su antigua idea de tener cargadores estándar de teléfonos y Apple sigue en contra de la idea.

0
193

Uno de los mayores problemas de los smartphones durante años ha sido la duración de su batería. Pero otro dolor de cabeza innegable es la incompatibilidad de sus cargadores. Esto en particular con la familia Apple.

Resulta impresionante cómo entre distintas generaciones de la misma plataforma las entradas de los conectores cambian indiscriminadamente. Forzando a comprar un nuevo smartphone o gastar más dinero en más accesorios.

Pensando en ello la Unión Europea (UE) está buscando imponer por ley un estándar universal para los cargadores de smartphone. Algo que aplicaría tanto para terminales Android como iOS. Pero Apple no está contenta con el proyecto.

Según reporta la agencia informativa Reuters, los chicos de Cupertino se han quejado por la potencial medida.

Asegurando que, de alguna manera, esta imposición haría más daño que bien. Generando un perjurio a los bolsillos de los consumidores. Y produciendo incluso más basura electrónica:

“Creemos que la regulación que fuerza la conformidad a través del tipo de conector integrado en todos los teléfonos inteligentes asfixia la innovación.”

Y para comprobar este punto Apple habría comisionado un estudio en conjunto con la firma Copenhagen Economics.

La investigación dio como resultados que el cambio obligatorio a un nuevo tipo de cargador generaría un gasto entre los consumidores de EUR €1.500 millones.

Esta cifra sería mayor a los EUR €13 millones de beneficios ambientales que representaría el despliegue del cambio.

Todo debido, según argumentan, a que casi el 50% de los hogares en la Unión Europea ya tiene cargadores de todo tipo.

En conclusión, es una suerte de acrobacia retórica. Donde sería interesante que también revelen cuánto dinero ganan por la venta de cargadores y con cada cambio de generación de conectores.

Fuente: Fayerwayer.