La Inteligencia Artificial sirve para muchas cosas, incluso para evitar que tu gato te traiga “regalos”.

0
182

Quienes gustan de tener perros y gatos como mascotas, sabrán que en una etapa de sus vidas estos animales pueden llegar a demostrar su cariño de las más diversas formas, incluso llegando a casa con ciertos regalos que a muchos no les van a gustar por más que se los hicieran con todo el amor del mundo,…. para los que no entendieron hasta este punto, puedes encontrarte de frente con un ratón o pájaro muerto encima de tu sillón favorito, todo como prenda de amor de tu querida mascota.

El problema de los “regalos” que traen los gatos y perros es bastante común, por lo que no es extraño escuchar que un ingeniero de Amazon pueda ser receptor de estas muestras de cariño de su gato, claro que a Ben Hamm no les gustaban mucho ese tipo de regalos y decidió utilizar la IA a su favor para que su gato dejara sus regalos no más allá de la puerta de su casa.

La explicación del problema que tenía Ben Hamm con su gato y sus regalos llegó en en el marco de las charlas Ignite en Seattle, lugar donde explicó como solucionó su problema. El gato de Hamm era un experimentado cazador nocturno de “regalos”, y como este contaba con una gatera en la puerta para que este entrara y saliera de casa sin mayor dificultad, no había impedimento alguno para que su gato llevara el resultado de sus cacerías dentro de la casa, lo que claramente no es ni lo más higiénico ni lo más agradable, sobre todo cuando se trata de roedores de cola larga.

La solución al problema llegó de la mano de un bloqueo en la pequeña puerta de la gatera y el uso de inteligencia artificial y una cámara para poder identificar cuando su gato venía o no con una víctima en el hocico, y dependiendo de ello la puerta se abría o se bloqueaba.

Como sucede con cada IA, su creador tuvo que recolectar datos e imágenes de la cámara por un periodo de tiempo con el objetivo de enseñar a la IA a cuando bloquear la gatera y cuando dejarla libre y permitir el acceso. El proceso no fue tan fácilmente como explicarlo, el aprendizaje de la IA toma su tiempo y en más de una oportunidad los falsos positivos dejaron a su mascota durmiendo fuera de la casa aun cuando este no llevaba regalos a su dueño, algo que fue cosa de tiempo para que dejara de pasar y el sistema alcanzara una efectividad total.

La orden para la IA era simple, si el gato de Hamm era reconocido con una presa en su boca, la gatera se bloqueaba por 15 minutos, enviaba una alerta con un mensaje y fotografía de la escena, además de realizar un donativo en dinero a organizaciones encargadas de proteger a las aves que podían ser víctimas de las cazas nocturnas de su gato, a modo de compensación por el daño ocasionado.

El caso de Ben Hamm nos demuestra que la IA no solo sirve para situaciones complejas, también sirve para que actividades diarias puedan ser llevadas de una manera más efectiva y útil para todos, por lo que esperamos que pronto sea aplicado en productos de consumo y venta pública.

Fuente: Ignite Seattle (Youtube).
Autor: Elias Villagrán Donaire.