Ironías de la vida: Samsung desaparece videos donde se burla de Apple.

0
273

La competencia por el reinado de los teléfonos inteligentes es bastante agresiva e intensa, y si esa competencia la llevamos hasta Apple y Samsung, pues no son pocos los capítulos en que ambos han sacado chispas, sobre todo si recordamos la infinidad de publicidad creada por los coreanos para burlarse de cada decisión tomada por Apple.

A Samsung le gusta burlarse de lo que hace Apple y no hay quien diga lo contrario, tomó cada idea de Apple, como el quitar el jack de 3.5mm de los audífonos, para burlarse de ellos, aprovechando que Samsung todavía contaba con dicho conector y que la gente vió la erradicación del conector con malos ojos, hay que decirlo.

No son pocas las veces que Apple ha tomado decisiones cuestionadas y criticas por todos -o por la gran mayoría- y que terminaron después de un tiempo transformándose en tendencia para el resto de fabricantes, es lo más parecido a “que horrible te quedó eso Apple,…… con permiso te lo voy a copiar”, pasó con el jack de 3.5mm, pasó con el notch y pasó con la eliminación del lector de huellas para reemplazarlo por un desbloqueo facial.

De los ejemplos dados anteriormente, Samsung abusó bastante de la burla con la ausencia del jack de 3.5mm en el iPhone y de ahí surgió la campaña “Growing up”, lo que al final terminó invocando uno de los dichos de mi país y de muchos otros, ese que dice “nunca escupas al cielo porque….”, porque al final Samsung terminó sumándoselo a la tendencia y eliminó el jack de 3.5mm en su Galaxy Note 10, y no solo eliminó el puerto, sino todos los videos que hacían alusión a sus burlas contra los de Cupertino de sus canales oficiales de occidente, así de manera inesperada todo lo que parecía digno de criticar ya no lo es tanto y hasta se adopta dentro de los productos de la compañía coreana.

Y al final de cuentas, cuando un grande de la industria como Apple toma una decisión, parece que inevitablemente todos van a terminar siguiendo sus pasos, unos tardan más, otros menos, pero de nada sirve nadar contra la corriente, algo que debió quedarle claro no solo a Samsung, sino que a todos los que quieren seguir compitiendo en el mundo de los teléfonos inteligentes.

Autor: Elias Villagrán Donaire.