Inglaterra no olvida el escándalo de Cambridge Analytica y multa a Facebook.

0
626

El año no comenzó para nada bien en Facebook, ya han pasado meses desde que nos enteramos del escándalo de Cambridge Analytica pero por lo visto, a pesar de las mil disculpas por parte de la red social y las interminables rondas de declaraciones intentando aclarar el tema, todavía quedan algunas sanciones para la red social de Mark Zuckerberg.

Si bien es cierto el escándalo de Cambridge Analytica tuvo su origen en Estados Unidos y las mayores repercusiones fueron en dicho país en torno a su proceso electoral pasado, por lo visto hubieron afectados en otros países, como en Inglaterra donde hubieron denuncias contra la red social, denuncias que ya tienen consecuencias a su favor y en contra de Facebook.

Recibida la denuncia por parte de los usuarios que se sintieron perjudicados con el problema, la Information Commissioner’s Office (ICO), ha determinado que Facebook deberá de pagar la multa máxima posible por haber expuesto la información de incontables de usuarios.

Según palabras de Elizabeth Denham, jefa de la ICO:

“Consideramos que estas infracciones son tan graves que al final impusimos la pena máxima en virtud de la legislación anterior aún vigente.

[Sin embargo] la multa, inevitablemente, habría sido significativamente mayor; en el marco de la General Data Protection Regulation (GDPR) de la Unión Europea.”

Pues bien, hasta acá todo parece dentro de lo normal, pero hay un pequeño detalle que termina beneficiando a Facebook, pasa que el marco regulatorio actual en Inglaterra está sujeto a parámetros impuestos por Data Protection Act en el año 1998, marco regulatorio que podríamos llamarlo obsoleto por estos tiempos y que establece una multa máxima que es bastante baja al final de cuentas. ¿Quieren saber de cuanto fue la multa?, ok, Facebook debe pagar USD$ 645.150, que en el papel se ve una suma gigante pero que en la practica puede ser el presupuesto que tenga Mark Zuckerberg para sus próximas vacaciones y nada más lejano a un castigo ejemplificador, como el que merecían recibir.

Fuente: Forbes.
Autor: Elias Villagrán Donaire.