Google Station cumplió un ciclo y se prepara para desaparecer.

0
469
Creditos de imagen: PUNIT PARANJPE / AFP / Getty Images

Por estos días hablar de conectividad a internet es hablar de un infaltable en la mayoría de lugares del mundo, tanto de manera móvil como por servicios hogar el acceso a internet se ha situado como una necesidad importante dentro de la población y con año que pasa son más las personas que pueden acceder a internet, pero hace algunos años esta realidad no era tan así, en muchos lados la gente estaba desconectada de este tipo de comunicación con el mundo y no fueron pocos los que se comprometieron a entregar recursos y tecnología para que esto cambiara.

Google fue uno de los que se propuso en el 2015 llevar la conexión a internet a muchos lugares donde la gente no tenía tan fácilmente el acceso a la red, fue así como nació Google Station, proyecto que ayudó a millones de usuarios a conectarse a Internet todos los días, en lugares donde la gente no está acostumbrada a tener algo así.

El alcance de Google Station no fue menor, llevó Wi-Fi de manera gratuita a más de 400 estaciones de ferrocarril en India y otros lugares públicos alrededor del mundo, permitiendo a mucha gente que no contaba con los medios para conectarse a internet el poder sumarse a servicios y redes sociales que en mayor o menor medida cambiarían su vida.

Pues bien, el tiempo pasó y el acceso a internet ya es más fácil para muchos lugares a donde este proyecto llegó por lo que ya no tenía mucho sentido seguir con él, y si a eso sumamos que los intentos por generar ganancias con esto no generaron un modelo de negocio rentable, pues lo más lógico era dar un paso al costado, terminar el proyecto e ir por otros rumbos, y así termino por decidirlo Google quien a finales del 2020 dará un termino a todo esto de Google Station.

Las cifras de este proyecto eran grandes, como muestra uno de los asociados a Google ofrecía Wi-Fi con más de 5.600 antenas en estaciones de ferrocarril, pero el modelo de negocio se enfocaba en que todo se retribuía con el consumo de publicidad previo a caer la conexión a internet, y por lo visto ofrecer productos a gente que la mayoría de las veces es de bajos recursos y que no tiene como comprarlos, daba como resultado que los interesados en invertir en el servicio fueran más bien pocos.

Si bien es cierto que Google está cerca de cerrar esta etapa de ofrecer Wi-Fi gratis en algunos lugares del mundo donde es difícil tener el dinero para optar por una conexión a internet, soy de los que piensa que surgirán otras iniciativas que permitan que la gente de menos recursos pueda contar con internet de alguna manera.

Fuente: TechCrunch.