Galaxy S10e: La propuesta asequible y colorida del gigante coreano.

0
605

Ya se ha hecho costumbre que año con año Samsung nos entregue dos terminales de la gama S, sin embargo este año ha sido la excepción, y a pesar de que del S10 y S10+ ya sabíamos bastante gracias a los interminables filtrados, a algunos nos ha tomado por sorpresa este tercer teléfono inteligente, que sería la nueva propuesta más asequible y colorida para los usuarios que quieren las prestaciones del Galaxy S10 pero sin desembolsar tanto dinero para tenerlas.

Como solución, y tirando la pedrada con aquello de los colores al iPhone XR, tenemos en la mesa el Galaxy S10e.

Si bien es cierto que no vamos a tener todo el paquete completo como tendríamos con el Galaxy S10+, pues en este modelo se hacen algunos sacrificios en tamaño y prestaciones, la mayoría de las ventajas de la familia S10 siguen presentes en este dispositivo.

Lo primero que salta a la vista cuando vemos el S10e es su tamaño, ya que cuenta con una pantalla de 5,8”, plana, eso si, con panel Dynamic AMOLED HD+ en formato 19:9 . Y hablando de pantallas, a diferencia de sus hermanos, este dispositivo no contaría con el sensor de huellas dactilares sobre la pantalla, pero tampoco en la parte de atrás, sino que estría en un costado, muy al estilo de Sony.

Hablando de cámaras, contaría solamente con dos sensores en la parte de atrás: un gran angular de 16 MP, y un Dual Pixel de 12 MP. Mientras que por la parte del frente, acomodado como ya se rumoreaba, en un agujero, otro sensor Dual Pixel en este caso de 10 MP.

Si bien por fuera quizás no cuente con todas las bondades de sus hermanos mayores, si contaría con la misma potencia interna, montando un procesador Exynos 9820 (Octa-core) y 6/8 GB de memoria RAM, así como 128 y 256 GB de almacenamiento ampliables mediante micro SD hasta 512 GB. Todo esto alimentado por una batería de 3.100 mAh.

El Galaxy S10e estará disponible a partir del próximo 8 de marzo por un precio de entrada de $750 USD y se puede reservar desde hoy.

Redactado por
Daniel Vercor