El día en que el mundo se detuvo por Facebook.

0
450

Quizá el título quedo muy exagerado, pero la verdad es que la caída completa y parcial de Facebook, Instagram y WhatsApp dejó a más de uno dando vueltas en circulo y sin saber que hacer. Como informático estamos acostumbrado de reírnos cuando no hay internet y los usuarios se desesperan por no poder “trabajar”, pero lo que vivimos ayer fue a gran escala, porque por largas horas muchas personas de todo el mundo prácticamente perdieron su conexión con el resto de la humanidad,….. los mismos que después dicen no ser adictos a las redes sociales eran los mismos que cada 1 minuto revisaban su teléfono para ver si la pesadilla ya había terminado.

El problema fue de grandes proporciones y afectó a las redes sociales más populares a nivel mundial, por lo que fue cosa de tiempo para que todos los especialistas -y los no tanto- lanzaran sus conspiraciones para dar lógica a todo lo que estaba pasando, y una de las primeras teorías hablaba de un ataque de DDoS que tendría sometidos a los servidores de Facebook, versión que duró un par de horas pero que del mismo Facebook salieron a desmentir por medio de su cuenta de Twitter (ironías de la vida).

Otra de las posibles causas del problema hablaban de que Facebook estaría realizando cambios que habrían desencadenado en un caos total para los los usuarios de las redes sociales mencionadas anteriormente, versión que tomó más fuerza luego de que Facebook, nuevamente por Twitter, hablara de un cambio en la configuración de sus servidores. Muchos hablan de que estos cambios se deberían a la unificación que estaría implementando Facebook con sus otras dos redes sociales.

Ya entrando al final del día el problema con las redes sociales de Facebook se solucionó y así lo confirmaron desde la misma red social, pero de seguro esto tendrá consecuencias dentro de la compañía ya que no creo que Facebook tuviera contemplado semejante caída para seguir exponiéndose al juicio de los usuarios que ya vienen molestos por un 2018 lleno de problemas de privacidad.

Autor: Elias Villagrán Donaire.