Detectives en EE.UU. irrumpen en velorio para obtener la huella dactilar del fallecido y poder desbloquear su teléfono.

0
1427

Para la policía existirán instancias especiales en las que harán todo lo posible para obtener pruebas que les permitan cerrar un caso, en ello no hay nada malo y hasta eso se les exige por parte de los ciudadanos, que puedan hacer hasta lo imposible para resolver un caso, pero para unos efectivos de EE.UU. el tema de recuperar pruebas llegó un poco -bastante- lejos, cuando en pleno funeral quisieron sacar la huella dactilar del difunto para poder desbloquear un smartphone.

Si, parece broma, pero no lo es, todo pasó en Clearwater, Florida, donde la policía intentaba esclarecer la muerte de Linus Phillip, hombre de 30 años que fue abatido por la policía y que se encuentra, aún después de muerto, sumergido en lo que parece una importante investigación.

La historia va mas o menos así, los detectives llegaron hasta el funeral y casi como si no importara intentaron desbloquear el smartphone del difunto con su huella dactilar (se desconoce si fue un iPhone o un Android el dispositivo), algo que los asistentes afortunadamente lograron evitar, dejando sin éxito la misión de los agentes. La incomodidad de la familia ante tal situación no fue menor, siendo la novia del fallecido una de las mas afectadas diciendo que “Sentí que me faltaron el respeto”.

Ahora, lejos de lo personal, queda revisar el ámbito legal del actuar de los detectives, y ahí es donde surge lo mas curioso, ya que según expertos en leyes, el procedimiento si podría realizarse “Si bien una persona fallecida no tiene mayor interés personal en lo que queda de su cuerpo, definitivamente la familia sí lo tiene”, indicó Charlie Rose, profesor de la escuela de leyes de la Universidad de Stetson. En resumen, si la persona no se opone, no hay motivo para no hacerlo, independiente de la apreciación de los familiares.

El tema no surge solo ahora con este caso, ha sido analizado en otras oportunidades, incluyendo el evento de San Bernardino donde se necesitaba desbloquear un dispositivo, aunque en ese caso como se trataba de una clave numérica, pues no se aplicó este tipo de medidas, pero de haber tenido desbloqueo por huella dactilar podrían haberlo utilizado sin problema ya que según el argumento legal: “un muerto no tiene real jurisdicción sobre lo que pasa con su cuerpo luego de morir”.

¿Conclusión del tema?, es muy posible que este no sea ni el primero ni el último caso en que la justicia requiera la huella dactilar de un fallecido para desbloquear un smartphone, pero creo que con esto si van a modificar en algo el procedimiento para no tener que llegar al funeral a sacar casi a la fuerza una huella que pudieron obtener antes en el forense.

Fuente: Tampa Bay Times.
Autor: Elias Villagrán Donaire (Twitter).