Al parecer los hackers entraron “hasta la cocina” de Nintendo.

0
344

¿Recuerdan que la semana pasada les contábamos como un grupo de hackers había logrado entrar a los servidores de Nintendo y robar datos de más de 160 mil cuentas de usuarios?, pues bien, por lo visto esa intrusión de los hackers está lejos de haber quedado en solo robar datos de usuarios, porque ahora se sabe que también les robaron información de desarrollo de sus productos.

Lo que ahora se filtró no es menor, estamos hablando de información sobre tecnologías desarrolladas por la firma nipona, información que va desde ROMs de depuración hasta los códigos fuente de los primeros juegos de Pokemón, títulos que significaron un salto enorme en la industria de los videojuegos porque básicamente fueron éxitos mundiales.

Como parte de lo sustraído a Nintendo, también podemos encontrar el diseño de la plataforma que la compañía utilizó para desarrollar la Nintendo Wii, con todo lo que ello conlleva por tratarse de una consola que rompió el formato que hasta esa fecha se había establecido en el mercado de consolas de videojuegos.

El robo de información no fue directo, hay que aclararlo, la información se obtuvo a través de Brand On, una empresa que prestó servicios a Nintendo para desarrollo de programas y consolas de la Wii, por allá en el 2006.

La Nintendo 64 y Game Cube también se encuentran en la lista de filtraciones, de estas consolas se filtró el código fuente, de donde se puede desglosar el paso a paso de la construcción de estas populares maquinas, algo que si bien no perjudicará directamente a Nintendo por tratarse de información que ya no se utiliza en sus nueva plataforma de consolas, si puede abrir la puerta a quienes deseen replicar estas maquinas y comercializarlas en mercados informales aprovechándose de la tecnología ahora filtrada.

Claramente Nintendo necesita revisar algunos aspectos de su seguridad en pro de la tranquilidad de sus usuarios, mucho no se puede hacer por la filtración de las tecnologías utilizadas en sus consolas antiguas, pero se debe aprender de los errores ya que hoy en día sus problemas de seguridad pueden traer malos ratos para los usuarios que depositan su confianza y datos de sus tarjetas de crédito en sus servicios y que pueden verse afectados como esos más de 160 mil cuentas que fueron utilizadas por terceros.

Fuente: Unocero.